• Dirección: 03540, Alicante
  • Teléfono: 637 894 601

Blog

Pantano de Guadalest. Una joya para el cicloturismo en familia en la provincia de Alicante.

Aprovechando que el día 12 de octubre es la fiesta nacional en España, decidimos aprovechar la buena climatología que nuestra provincia suele ofrecernos en otoño para dar la vuelta al Pantano de Guadalest en familia. Aquí podéis encontrar toda la información necesaria para poder disfrutar de esta ruta: http://www.costablanca.org/Esp/Cosas_que_hacer/cyclingCB/Paginas/08_Todos_Castell_de_Guadalest.aspx

En nuestro caso, en vez de iniciar la ruta desde el pueblo de El Castell de Guadalest tal como plantea la ruta definida en la web del Patronato Costa Blanca, decidimos aparcar en la propia presa por dos motivos: El primero que al ser festivo los parkings del pueblo estaban abarrotados. Y el segundo que mi hija tiene tan sólo 8 años, y la cuesta de subida al pueblo no es la mejor opción para finalizar la ruta.

Nada más cruzar la presa dejaremos a mano derecha la zona conocida como La Solana, pero nosotros no abandonaremos la pista asfaltada en ningún momento. En seguida empezaremos una serie de sube y bajas encadenados, que no nos resultarán duros si sabemos utilizar bien los cambios de la bici.

Según vayamos avanzando disfrutaremos también de las vistas de los municipios de Benimantell y Beniardá al otro lado del embalse. Sin duda un espectáculo.

Decidimos dar la vuelta al embalse en dirección contraria a las agujas del reloj, teniendo en cuenta que así aprovecharíamos la sombra de los pinos de L´Ombria del Castell, al final de la ruta, cuando el sol aprieta más. La vuelta no tiene ninguna dificultad física, ni técnica. Si bien es cierto que al ser un poco “rompe piernas” requiere cierta habilidad en el cambio de desarrollos de la bicicleta, precisamente para poder realizar la ruta con facilidad.

También es bueno recordar, que la ruta está abierta al tráfico y son muchos los senderistas que disfrutan de la ruta a pie. Normalmente no hay problemas ya que se trata de personas que van a disfrutar del campo o coches que acceden a las escasas casas que hay en la zona, y por lo tanto están acostumbrados a cruzarse con ciclistas y suelen ser respetuosos. Si llevamos niños, al ser la pista estrecha, no es una mala recomendación el hecho de parar la marcha cuando nos crucemos con algún vehículo para evitar problemas. Otro de los problemas de la ruta, es que debido a su belleza es probable que tardemos más de lo previsto por la necesidad imperiosa de sacar fotos cada dos por tres…

Una vez llegados al extremo noroeste de la ruta, cuando llevemos recorridos 8Km., aproximadamente, cruzaremos el Río Guadalest por un simple paso de vehículos, y seguiremos dirección Beniardá. En nuestro caso decidimos subir hasta el núcleo urbano de esta bonita y tranquila localidad para tomar un aperitivo disfrutando de unas increíbles vistas del valle. Eso sí, la subida a Beniardá es dura, muy dura, y es fácil que más de uno tenga que echar pie a tierra para ganarse el aperitivo.

Al habernos desviado de la ruta, nos tocó bajar un poco por el mismo trayecto para tomar a mano derecha la pista que nos lleva hacia L´Ombria del Castell. Después de una bajada con mucha pendiente, y cuando íbamos a iniciar nuestra ruta por la pista de tierra, nos hemos llevado la sorpresa de que alguna tormenta se ha comido la pista en su cruce con una de las ramblas, por lo que nos ha tocado cargar nuestras bicis al hombro para cruzar dicha rambla. Pero un poco de espíritu aventurero les ha encantado a los niños. Al fin y al cabo, eso es parte de la bicicleta de montaña, y es una forma de enseñar a los niños que a veces surgen imprevistos en el camino.

Si hasta este momento la ruta había sido bonita, desde nuestro punto de vista este último tramo tiene una belleza difícil de superar. Simplemente esperamos que os animéis a realizar esta ruta. Recordad que el otoño y la primavera son las mejores épocas para disfrutar de la bicicleta con niños en esta zona.

No hay más que ver esta cara…. Deporte + Familia + Naturaleza = Sonrisa.

Para finalizar, nosotros decidimos llevar nuestra propia comida, de la que disfrutamos en el paraje natural de la Font del Molí, en Benimantell. Pero la oferta gastronómica de El Castell de Guadalest, Benimantell y Beniardá es espectacular y variada como hemos podido comprobar en otras ocasiones que hemos realizado esta ruta. Si te gusta disfrutar de la gastronomía … ¡Estás en el sitio perfecto!

Así mismo, si venís desde lejos y necesitáis alojamiento, aprovechamos para recordaros que esta ruta tiene fácil acceso desde dos de nuestros hoteles Bike&Travel. El Hotel Cap Negret en Altea, a tan sólo 20Km de El Castell de Guadalest, y el VIVOOD Landscape Hotel en Benimantell (Pero hay que tener en cuenta que es un hotel sólo para adultos).

Si queréis consultar cualquier cosa sobre la ruta o cualquier otro aspecto, no tengáis ninguna pega en consultárnoslo. ¡Nos vemos pedaleando bicicleteros y bicicleteras!

 

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR