• Dirección: 03540, Alicante
  • Teléfono: 637 894 601

Blog

Cycling 4 Gaza. Un viaje muy especial.

Cuando hace aproximadamente 10 meses recibí la llamada de Eric, nuestro contacto con Cycling for Gaza, enseguida capté por su tono de voz que este grupo no era un grupo más. Cuando hablas de cicloturismo, es raro que los grupos a los que recibimos no te dejen huella, por uno u otro motivo. Pero este viaje iba a ser especial.

Algo tiene la bicicleta, pero cuando pedaleas varios días con un grupo de personas, nos olvidamos de quienes somos en nuestro puesto de trabajo, de nuestra posición social o económica, etc. Debe ser el contacto con la naturaleza, la vuelta a sensaciones olvidadas de nuestra niñez, el hecho de contactar con personas y culturas diferentes a la nuestra, o simplemente el hecho de oxigenar nuestras neuronas fuera de nuestras “capsulas laborales”. Pero lo cierto es que este viaje ha supuesto para el equipo de BIKTRA un aporte de valores y sensaciones difícil de olvidar.

Primera etapa: Ávila – Segovia.

Realmente la primera etapa comenzó el domingo, con la recepción del grupo en Ávila y toda la puesta a punto de las bicicletas. Si ya el grupo era internacional, con 13 nacionalidades diferentes, si hablamos de ciclismo… ¡no podía faltar un italiano!  El responsable mecánico para este viaje ha sido un tal Stefano Scarselli … 19 Giros de Italia, 15 Tours de Francia y 13 Vueltas a España como mecánico profesional no parecía un mal currículum para garantizar la puesta a punto de las máquinas. No olvidaremos las anécdotas del pelotón profesional que nos ha contado Stefano en las sobremesas… todavía me río a solas recordando alguna de ellas. ¡Gracias Stefano!

Después de una excelente cena de bienvenida en el Hotel Palacio de Los Velada de Ávila, nuestros compañeros de EXPA fueron los encargados de realizar la presentación del equipo, de repasar cada una de las etapas que teníamos por delante en los próximos días (Lo que hizo que a alguno y alguna se le atragantara el postre…). Así que tocaba acostarse pronto.

Al día siguiente, con los nervios propios de la primera etapa, los últimos ajustes de las bicicletas, etc., partimos camino El Espinar, donde teníamos prevista una breve parada. Una salida espectacular, alrededor de la muralla de Ávila, y escoltados por la Policía Local de Ávila, a quienes aprovechamos para agradecer su servicio y amabilidad, fue el inicio perfecto.

Por cierto, aprovecho para hacer un inciso: En las conversaciones previas para la organización de la salida en la ciudad de Ávila con el Jefe de la Policía Local, D. José Miguel Jiménez San Millán, al agradecerle su cercanía y disponibilidad, me contestó: “Es que queremos poner las cosas fáciles, porque queremos que cada vez más gente visite Ávila”. Mientras los profesionales del turismo hablamos de “Smart Cities”, etc., etc., … no olvidemos que las casas necesitan una buena cimentación, y si todos y cada uno de los ciudadanos de un destino turístico tienen esto claro, entonces, y sólo entonces, los esfuerzos en aplicación de nuevas tecnologías tendrán algún sentido.

Volviendo a nuestra ruta, una recta interminable, típicamente “rompe piernas” nos llevó hasta El Espinar, mientras disfrutamos de un día más propio de la primavera que de finales de septiembre. Por fortuna esta climatología nos acompañaría durante todo el viaje.  Una vez recuperadas las fuerzas en El Espino, dónde Isabel y sus compañeras nos trataron a las mil maravillas, ya estábamos listos para reanudar la marcha dirección Segovia. Antes tuvimos que recordar a todo el grupo la normativa de circulación en carretera para los ciclistas en España. Y es que no hay que olvidar que al gestionar un grupo tan diverso, los ciclistas están acostumbrados a practicar el ciclismo de formas muy diferentes. Por ejemplo, quienes viven en Dubái, están acostumbrados a entrenar en un circuito exclusivo para ciclistas en mitad del desierto, en el que en casi 100km., no acumulan más de 10m de desnivel positivo. De este dato no sé si a los guías nos preocupaba más lo de circular sin vehículos o lo de los 10m de desnivel positivo acumulado (jajaja).

Un tramo precioso entre carrascas, encinas, matorral del altura y campos de pastoreo con manadas de toros y ganado vacuno, nos deleitaron hasta nuestra llegada a Segovia. El paso por municipios como Los Ángeles de San Rafael, Otero de Herreros, La Losa, entre otros fue un placer para los sentidos y un aviso para las piernas, de lo que se avecinaba al día siguiente.

Aunque todos nos quedamos con ganas de poder disfrutar más tiempo de ciudades tan monumentales como Ávila y Segovia, el grupo tenía muy claro que el objetivo del viaje era un reto deportivo. Su lema es: “Si yo puedo pedalear 260Km., para ayudar a los niños de Gaza, tú puedes hacer una pequeña aportación a nuestra causa”.

Y os puedo asegurar, que dentro del ambiente festivo que acompañó al grupo durante todo el viaje, el objetivo del mismo estaba claro en la mente de cada uno de los participantes. De hecho, hubo momentos muy especiales durante las cenas en los que algunos de los participantes contaron su experiencia o el motivo por el que estaban en este viaje o colaboran con Cycling for Gaza. Muy difícil devolver lo que recibimos en esas sobremesas. Un acercamiento de culturas. Una forma de poner foco en lo realmente importante en la vida, que básicamente es lo mismo en todos los rincones del mundo.

La sobremesa en el Convento de Mínimos, en Segovia, también estuvo llena de carga emocional. Y fue una velada muy bonita pudiendo disfrutar de exquisitos platos dentro de un antiguo convento rehabilitado. Simplemente genial. Aquí tenéis el vídeo dela primera etapa: https://www.facebook.com/cycling4gaza/videos/1566117940093389/

Segunda etapa: Segovia-Mataelpino:

¡Y llegó la etapa reina! No engaño a nadie si os digo que el equipo de BIKTRA y EXPA estaba un poco asustado al ver la poca experiencia como ciclistas de algunos miembros del grupo para afrontar un puerto como Navacerrada por las Siete Revueltas… Pero nos tranquilizaba el hecho de saber que el objetivo no era deportivo. El objetivo no era lograrlo en un tiempo determinado. ¡El objetivo era lograrlo! Y una vez más encontramos similitudes entre el ciclismo y la vida en sí misma. A veces, si miras lo que te queda hasta el objetivo, te vienes abajo. Hay que pensar en la siguiente pedalada, y luego la siguiente … y así hasta la cima. Al igual que ocurre en Cycling for Gaza… si sus miembros miran al final queda muchísimo por hacer. Pero saben que cada paso, cada gesto, es importante para llegar a los objetivos.

En esta segunda etapa, después de habernos recuperado a las mil maravillas en La Casa de Los Linajes, Segovia también nos despertó con un día increíble para la práctica del ciclismo. Como es normal, la organización del grupo el segundo día fue mucho más sencilla. Cada ciclista sabía cuál era la rueda que tenía que seguir, cuál era su ritmo y por lo tanto su grupo.

Personalmente, hablando desde el punto de vista cicloturista puro y duro, este fue el mejor tramo de todo el viaje. El paso por el Palacio Real de Riofrío y la llegada al Real Sitio de San Ildefonso. 25ºC. Sin viento. Las vistas de La Granja con la Sierra Madrileña al fondo, y un precioso momento en el que varios miembros del grupo (¡Team 2! ¡Team 2! …  jeje …) empezaron a cantar canciones de su tierra con voces realmente sorprendentes. Un regalo para los sentidos.

Y ahora sí, llegó el momento. Después de un breve café en La Granja, había que afrontar la subida a el Alto de Navacerrada. Aunque llevábamos desde el día anterior avisando que lo importante en una etapa como esta era ser constantes, no acelerar en las zonas más favorables, etc., … hubo varios puntos en los que tuve que frenar al grupo en la zona más favorable. Aproximadamente hasta Valsaín. Cuando vieron las primeras rampas “de verdad” entendieron porque insistía en que no acelerasen, que bebieran, que comieran, … lo que en inglés se resume como “go easy”. Pero sí, ¡lo consiguieron! Todos y cada uno de ellos. Increíble. Aquí no puedo decir nada más. Quizás la cara de esta ciclista a punto de alcanzar la cima resuma el sentir general del grupo.

Después de una riquísima comida en el Alto de Navacerrada, donde todos destacaron la repostería, nos quedaba aún un rato de pedaleo alrededor del Embalse de Navacerrada antes de llegar a nuestra siguiente parada: Mataelpino.

El hecho de que el Hotel de Mataelpino fuera un Spa fue aprovechado por varios miembros del grupo para recibir un masaje recuperador. El día había sido duro, pero en las caras de los participantes se podía apreciar la satisfacción. Y el orgullo de que al día siguiente estaríamos en la capital de España para mostrar al mundo las necesidades de los niños de Gaza.

Aquí el vídeo de la segunda etapa: https://www.facebook.com/cycling4gaza/videos/1566902063348310/

Tercera etapa: Mataelpino-Madrid:

En un ambiente festivo, y con los rostros más relajados que el día anterior al saber que la última etapa era prácticamente descendente en su totalidad, partimos hacia Madrid, disfrutando de un precioso amanecer en el embalse presidido por el Castillo de Los Mendoza en Manzanares el Real, antes de tomar el carril bici de Colmenar Viejo que nos llevaría hasta el anillo verde de Madrid.

Si pasáis por la zona o perdáis la ocasión de visitar la cafetería KUTSU, con un ambiente exclusivo para los amantes de la bicicleta, y servicio mecánico a manos de BIKE SUPPORT.

Lo cierto es que en esta tercera etapa creo que los españoles éramos los más nerviosos de grupo. Llegar pedaleando a la Plaza Mayor de Madrid arropados por la Unidad de Medio Ambiente de la Policía local de Madrid. No sé cuántas veces en mi visa repetiré una experiencia así.

No tenemos suficientes palabras de agradecimiento para Toni (El grandullón de la siguiente imagen con la equipación de “Mi Princesa Rett”. Más info.: http://www.miprincesarett.es/home.html . Cuando le expliqué el objetivo de nuestro viaje, enseguida empatizó con la causa: Los niños. Y nos ayudó en todo el procedimiento de petición de permisos etc con la policía local de Madrid) y D. Eduardo Sanz Pecharomán (Jefe de la UMPM), quien al igual que en Ávila sólo nos dio facilidades.

Y llegó el preciado momento: La llegada a la Plaza Mayor de Madrid.

Un momento muy especial que algunos ultras del Chelsea F.C. estuvieron a punto de estropear. No sé, a uno le da por pensar que algo estamos haciendo mal en el mundo cuando un grupo de chavales de no más de 20 ó 25 años se ponen a gritar “slogans” a favor del nacismo por el simple hecho de ver una bandera de Palestina. No les voy a dar más protagonismo en este post. Pero a mí me parece triste. Muy triste.

Aquí tenéis el enlace al video de la tercera etapa: https://www.facebook.com/cycling4gaza/videos/1568694113169105/

Para finalizar, además de reiterar mi eterno agradecimiento a todo el grupo de Cycling 4 Gaza, a todas esas personas que nos han faciltiado el viaje, etc., Tengo que agradecer muy sinceramente todo el esfuerzo y trabajo realizado por el equipo de EXPA, y mis compañeros en BIKTRA, Miguel Ángel y Paula. Esto ha sido un trabajo en equipo en toda regla, y estoy muy contento de haber formado parte de él.

Y como no hay que olvidar el objetivo del viaje, para todos los que tengáis interés en saber más sobre Cycling 4 Gaza aquí tenéis el enlace directo: http://cycling4gaza.com/

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR