• Dirección: 03540, Alicante
  • Teléfono: 637 894 601

Blog

Ciclismo y alimentación

  • 0 Comentarios
  • 24 julio, 2014
  • por Óscar Sánchez
  • alimentación, entrenamiento,
  • Deja un comentario

Post.02.Fot02.Ensalada pastaMe apetece escribir sobre este tema porque considero que es una parte en el rendimiento de cualquier deportista y en concreto del ciclista.

A ver por donde empiezo… no voy a hablar aquí de vitaminas, ni de proteínas, ni de nada de eso, entre otras cosas porque he leído mucho al respecto pero no soy un profesional. Y además no os voy a engañar, soy de los que puede tirar por la borda una semana de cuidados alimenticios en una sobremesa con amigos… sin excesos, pero la verdad yo ya no voy a ganar medallas. Para mí la bici es un punto de escape, un placer, un punto en el que he encontrado excelentes amigos y en España amigos y mesa van de la mano.

Pero también es cierto que con algunos cuidados mínimos he conseguido buenos resultados. Dentro de mis objetivos claro está. Esa es la cuestión ¿Cuál es tú objetivo?

En mi caso, he conseguido bajar unos 8Kg de peso, eso sí en mucho tiempo, y eso me permite disfrutar más y mejor de mi deporte favorito, el ciclismo.

Pero me preocupa una tendencia que estoy viendo últimamente a mi alrededor y es el uso indiscriminado de alimentos específicos para deportistas.

Dentro de esta fiebre existente de hacer maratones, triatlones,… cuanto más duro mejor, cuanto más “extreme” mejor. Estamos llevando el cuerpo a unos límites intentando imitar a nuestros ídolos. Pero a menudo se nos olvida que nuestros ídolos son profesionales, que entrenan mucho y además con calidad, es decir con el descanso apropiado, con la alimentación apropiada, con el cuidado de médicos, fisioterapeutas, dietistas, etc., etc., y nosotros no disponemos de ninguno de esos elementos.

Dicho esto, entiendo perfectamente el uso de alimentación específica para suplementar nuestra alimentación con barritas, geles, comprimidos proteínicos, etc., etc.,… en casos concretos y de forma controlada.

Y de hecho hace unos años un exciclista profesional amigo mío me abrió los ojos en referencia a este aspecto cuando se prohibieron las jeringuillas en el ciclismo. Cuando mi amigo venía un día escandalizado ante la noticia, mi respuesta fue: ¿Pero cómo puedes estar en contra de la prohibición de las jeringuillas? La contestación me dejó perplejo: Pues muy fácil, cuando realizas una etapa de una de las grandes, hay días en las que consumes más de 10,000 kilocalorías durante una etapa de montaña (tres veces más que lo que necesita un hombre sedentario y sano. QUO. José Luis Meza. Jueves 12 de julio de 2012). Si intentamos ingerir alimentos por vía digestiva para alcanzar estos niveles caloríficos el resultado sería catastrófico, sobre todo teniendo en cuenta que no pueden ser alimentos con grasas, ni con azúcares refinados, etc., etc.,… y además al día siguiente te tienes que volver a subir a la bicicleta y competir!

Pero insisto son profesionales!

Igual que los ingenieros de un equipo de Fórmula 1 controlan las carácterísticas de su gasolina, lo octanos, etc., los médicos de un equipo ciclista profesional van al límite de lo que la ley les permite. Es su trabajo.

¿Pero cuál es la situación de cualquier aficionado como yo? Pues probablemente con cuidados de ese tipo el resultado que conseguiría sería el mismo que mi PEUGEOT con la gasolina de un Fórmula 1, que no notaría la diferencia o incluso que probablemente el motor no se pondría en marcha.

Aún así, insisto que yo también hago uso de geles, glucosa líquida, barritas con cafeína, etc., pero esto sólo funciona si la base alimenticia es correcta, y ojo, no todas las marcas comerciales son válidas cuando hablamos de complementos nutricionales.

Dicho esto creo que la base alimenticia de cualquier persona y si además practica deporte más, es la alimentación diaria. Lo que ocurre a menudo es que el hecho de hacer una alimentación específica para el deportista es aburrido. Es dieta, y no gastronomía.

En este blog vamos a intentar dar ideas de platos, que cumpliendo con las necesidades del deportista en función del momento de su preparación en el que se encuentre no sean aburridos, apetezca comerlos, y nos parezca estar “a dieta”.

¿Te apetece?

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR